sábado, 3 de noviembre de 2012

La Apostasía (noticia profética) Dr. Armando Alducin






LA APOSTASÍA

(26 de octubre de 2012)

No cabe duda que otra de las más grandes señales de los últimos tiempos es la apostasía:

“Nadie os engañe en ninguna manera, porque no vendrá (el Señor Jesucristo) sin que ANTES venga la apostasía (el apartamiento de la verdad o de la Palabra de Dios) y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición” (el Anticristo – 2 Tesalonicenses 2:3).

¿Qué es la apostasía? Es cuando el pueblo de Dios comienza a alejarse sutilmente de la Biblia, de las verdades inmutables de la Palabra de Dios y se vuelve a los sueños, las visiones, el tratar de mantener la fe a través de ver milagros y señales que mantengan las emociones despiertas.

“Este pueblo malo no quiere oír mis palabras, anda en las imaginaciones de su corazón.... los profetas os alimentan con vanas esperanzas, hablan visión de su propio corazón..... profetizan el engaño de su corazón” (Jeremías 13:10; 23:16,26).

Es cuando en lugar de buscar la dirección del Espíritu Santo en la Biblia a través de nuestra comunión diaria con Dios, el pueblo de Dios esta buscando una “palabra de profecía” de algún predicador famoso par que pueda dirigir sus vidas o les diga qué les tiene Dios deparado para el futuro.

El apóstol Pedro escribió:

“Tenemos también la Palabra profética más segura (la Biblia), a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana (Jesucristo) salga en vuestros corazones” (2 Pedro 1:19).

Ya está de moda enseñar que la iglesia establecerá el reino de Dios antes de la segunda venida de Jesucristo, que la iglesia conquistará el mal y que muy pronto los cristianos ocuparán las posiciones presidenciales de las naciones.

En otras palabras, ¡la iglesia establecerá el reino de Dios antes del Milenio!!

Esta doctrina se llama la Teología del Reino, la cual no tiene ningún sustento bíblico escatológica ni teológicamente.

A los predicadores que predican los próximos juicios de Dios, contra el pecado y el infierno se les está llamando “profetas del desastre”. ¡Qué tristeza ver hasta dónde ha caído un sector de la iglesia!!

Ahora abundan por todos lados las famosas “campañas de sanidad”, donde se reúne a miles de personas para alimentar, no su fe, pues la fe se alimenta y fortalece con la Palabra de Dios, sino para alimentar sus emociones y que aprendan a caminar “por vista”.

Claro que Dios sigue haciendo milagros, pero El no necesita demostrárnoslo públicamente, ni tampoco es su voluntad que se haga un circo de sus maravillas con la pura motivación de solo atraer a miles de personas a un lugar público para que un predicador pueda demostrar el poder de Dios.

El Señor Jesús y sus apóstoles ¡jamás reunieron a miles de personas para DEMOSTRAR EL PODER DE DIOS!

Los milagros pueden asombrarnos, llenarnos de sorpresa y sacudir nuestras más profundas emociones, pero todas estas experiencias emocionales, ¿cuánto nos durarán? ¿Tres o cuatro días? ¿Qué es lo que realmente cambia el interior de una persona? ¡La Palabra de Dios! (1 Pedro 1:23).

Sin embargo, la Biblia profetizó toda esta apostasía con cientos de siglos de anticipación, así pues, no nos sorprendamos ni desanimemos, al contrario, continuemos levantando la bandera de la verdad, de la justicia y de la santidad que es la Palabra de Dios.

Actualmente, con la famosa enseñanza de que la iglesia debe establecer el reino de Dios en el mundo y que la iglesia debe gobernar políticamente, nos podemos preguntar: ¿de dónde sacaron sus bases bíblicas para semejante barbaridad?

La Biblia, que es nuestra única autoridad, hace una clara distinción de tres grupos de personas: los gentiles, los judíos y los cristianos.

Estos tres grupos viven colectivamente en un mundo contaminado y gobernado por el mismo Satanás (1 Juan 5:19).

Mientras que a los judíos Dios les prometió una área geográfica, no existe tal promesa para la iglesia.

El apóstol Pedro identifica a la iglesia como “extranjeros y peregrinos” (1 Pedro 2:11) y está claro que estos “extranjeros y peregrinos” no son una identidad política.

La Biblia enfatiza que todos los cristianos del pasado “confesaron que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra” (Hebreos 11:13).

No cabe duda que la doctrina romana está saturando la cristiandad a tal grado que la línea de separación entre la iglesia y el mundo está siendo erradicada.

Y así como la iglesia romana usurpó el poder político enseñando que ella debía controlar algún día los gobiernos (¡y lo hizo por más de 17 siglos!), el cristianismo evangélico está siguiendo sus mismos pasos.

En conclusión, la Biblia no hace provisión para la existencia de una nación cristiana o de un gobierno cristiano hasta el reino milenial del Señor Jesucristo.

Realmente, “los profetas del desastre” (como así los están llamando), son los verdaderos hombres de Dios que continúan predicando contra el pecado, los juicios futuros de Dios contra el mundo, el arrepentimiento, el infierno y las profecías bíblicas que nos enseñan el cercano final de la humanidad.


Fuente: http://bit.ly/Sk4FH6



Enlaces




Online


Nuestro deseo no es que conozcan a un predicador en particular, sino que vean claramente que las respuestas se encuentran en la Biblia, por eso debemos leerla, meditarla y vivirla cada día, pues nuestra fe no debe estar basada en las afirmaciones de un predicador, sino en la Palabra de Dios, la cual es invariable (Jn. 5:39, Mat. 22:29, ) y sigamos el ejemplo de los cristianos de Berea (Hch. 17:11).

Ademas cualquier link de descarga que aparezca con error, por favor informar en los comentarios. Les recomiendo leer la entrada "Tutorial 1" para descargar manualmente, o consulta "Tutorial 2" .
Importante